EL MASÓN EN LA CALLE: PARTE 3 ¿POR QUÉ MASONES?

Ya vimos en las entregas anteriores de “El masón en la calle” qué es la masonería, y cómo se entra, ahora vamos a ver por qué llama la gente a las puertas de la masonería.

Las motivaciones para entrar en masonería suponen un amplio campo de estudio, de difícil acceso. Existe poca literatura científica sobre este tema, y aunque hay algún estudio, casi todos son superficiales. Por ejemplo, el estudio sociológico “¿Por qué masones?” de Guillermo A. Sánchez Prieto, que, si bien plantea una serie de hipótesis respecto a las razones de ingreso, no alcanza conclusiones y el estudio, en realidad, no consigue llevarse a cabo como estaba planificado. 

Por otro lado, la GLE publica un barómetro privado con datos estadísticos sobre sus inquietudes políticas o espirituales. Sin embargo, al pertenecer a una única obediencia, exclusivamente masculina, sigue siendo información de un segmento reducido de los masones, y, además, en ningún caso trata concretamente las motivaciones para solicitar el ingreso. 

De manera más general, podemos encontrar respuestas a través de las biografías, o los discursos personales de diferentes masones en los canales de divulgación anteriormente mencionados. En la misma línea, hablar con miembros de alguna logia o aspirantes también suele ayudar a sacar, al menos, conclusiones propias. A continuación, os comparto las mías, fruto de mi propia reflexión, aún con escasa experiencia. Dejando a un lado aquellos casos en los que el aspirante tiene una idea equivocada de la masonería, el ingreso, bajo mi punto de vista, se ve influido, al menos, por cuatro aspectos: 

  1. Por un sentimiento de búsqueda, ya sea espiritual, de autoconocimiento, cultural o intelectual. Se trataría de personas que ya han buscado respuestas en otros sitios, y creen que, en alguna medida, la masonería tiene algo que aportar, aunque no siempre sepan exactamente el qué. 
  2. Por ayudar a los demás, no solo a nivel humanitario, sino motivado también por el deseo de causar algún tipo de impacto social. El individuo busca colaborar con el mundo que les rodea, en la medida de lo posible.
  3. Por sus propias características. Los masones o aspirantes tienen cierto espíritu reflexivo, a veces incentivado por situaciones difíciles que empujan al individuo a plantearse preguntas trascendentales. Otras sencillamente es algo que viene impregnado en su carácter. 
  4. Por último, a la hora de analizar las motivaciones, conviene tener en cuenta el componente social. La idea de compañerismo y fraternidad es una motivación intrínseca, ya que supone encontrar a otros que te acompañen a lo largo de tu búsqueda y desarrollo. En la misma línea, también proporcionan un gran atractivo la idea de obtener cierto sentido de pertenencia y un lugar en el que “encajar”. 

Creo que es necesario llamar la atención sobre el hecho de que el secreto siempre proporcionará una expectativa vaga sobre la masonería, pero aun desconociendo el proceso en sí, veo oportuno recalcar que los objetivos y el fondo deberían ser un destino claro, y que, en esto, aún hay todo un trabajo de divulgación que realizar para que, precisamente, ese lector inocente encuentre el camino allanado para entender qué es y qué hace la masonería. 

Por último, de cara a los lectores que sean masones o aspirantes, no querría concluir este trabajo sin proponer el ejercicio personal de analizar las razones individuales que nos llevaron a cada uno a dar el paso de solicitar el ingreso, y comprobar si, a la larga, la masonería ha cumplido nuestras expectativas o era lo que creíamos al principio. Propongo analizar dónde estamos y dónde estuvimos al principio del camino, comprender cómo hemos crecido o nos hemos desarrollado a lo largo del proceso… porque quizá esa sea la respuesta más importante a lo que es la masonería, ese camino único que cada uno recorre. Que estamos recorriendo.  

Agrega un comentario

Bienvenido a Sapientia Ars Vivendi, tu logia de masonería mixta en Salamanca.

Síguenos