MASONERÍA: UNA ALTERNATIVA ÉTICA Y ESTÉTICA

Desde tiempos inmemoriales, el hombre se pregunta qué es, de dónde viene y si tiene algún sentido su existencia.

La oferta para responder a dichas cuestiones es múltiple y diametralmente opuesta. A grandes rasgos, se divide en dos bloques. El primero engloba aquéllas que, desde distintas perspectivas, tratan de resolver este misterio, es decir, religiones, doctrinas orientales, filosofía y ciertas ramas de la ciencia. El segundo bloque recoge a las que simplemente estiman que nació fruto del azar y no es necesario profundizar en el asunto.

Puesto que cada sistema de creencias es completo y perfectamente válido, la selección de uno u otro dependerá exclusivamente de la inclinación natural de cada individuo y puede modificarse como consecuencia de determinadas experiencias o lecturas.

En todo caso, cada sistema plantea un modelo de conducta y pensamiento, indica qué sucede tras la muerte y justifica cuál es el origen de los llamados fenómenos sobrenaturales. Estos credenciales permiten diferenciar con certeza a los seguidores acérrimos de cada tendencia.

Además, ha de tenerse en cuenta, que determinadas corrientes fueron válidas en el contexto histórico en el que surgieron y ha disminuido su grado de aplicabilidad a lo largo del tiempo. También puede suceder que las doctrinas orientales, que se dirigen a la disolución del yo, supongan un problema lejos de los monasterios. 

Si bien es cierto que el acceso instantáneo al conocimiento abre una ventana a la evolución espiritual, no permite experimentar el núcleo básico sobre el que se desarrollaron la mayoría de los textos sagrados, que es la relación entre el aprendiz y su maestro. Si buscamos una religión actual que cumpla este requisito, principalmente veremos grupos que apartados de la sociedad, viven de acuerdo con sus creencias, sin necesidad de hacer frente a las situaciones y responsabilidades de la vida cotidiana.

En este sentido la Masonería se posiciona como una alternativa muy completa, que se centra en potenciar las cualidades de cada individuo, manteniendo su independencia. Opera según un esquema piramidal, donde los maestros guían a los compañeros y éstos a los aprendices, según un método rígido que roza lo científico, el cual impide que se pierda el significado de la doctrina original. Todo ello sin olvidarse de fomentar el interés y la curiosidad por descifrar el mundo que nos rodea, valiéndose principalmente de símbolos. 

También es importante señalar que el ambiente de respeto que se establece en las logias lima las asperezas que puedan surgir entre los hermanos.

Otro aspecto del aprendizaje consiste en pasar tiempo con los maestros, cuya actitud y manera de actuar termina influyendo considerablemente en los aprendices, por lo que los trabajos en logia deben ser muy beneficiosos.

Para terminar, me gustaría comentar que los encuentros del Triángulo me parecen muy enriquecedores, los temas son interesantes y me asombra que 10 ó 12 personas puedan atender a una sola conversación, respetando las intervenciones.

Otro aspecto que llama la atención es que la actitud de los masones con los que he tratado es bastante parecida, son personas tranquilas y afectuosas, saben escuchar, se expresan con claridad y son capaces de ver bajo la superficie de las cosas. Pienso que estar con personas que poseen tantas cualidades e intereses es una gran ayuda para todos.

Agrega un comentario

Bienvenido a Sapientia Ars Vivendi, tu logia de masonería mixta en Salamanca.

Síguenos